Las pantallas digitales nos pasan factura: el síndrome de fatiga visual.

15 mayo 2020 | Isabel Guezuraga Fuldain | Sin comentarios

En esta época de teletrabajo debido al confinamiento sanitario provocado por el Covid-19, son muchas las horas que pasamos delante de las pantallas digitales. Y como en el programa “Maremágnum” (Uribe Fm,107.8) damos mucha importancia al tema de la Salud y el autocuidado personal, nos parece muy apropiado tratar el tema de la fatiga visual.

 Practicá esta técnica científica para evitar la fatiga ocular | TN

Los dispositivos  electrónicos como tablets, ordenadores, móviles o televisión son parte de nuestra vida, tanto de los adultos como de los menores; nos vemos obligados a convivir con ellos, y exponencialmente mucho más ahora en esta pandemia, suponiendo un reto para nuestra salud visual. El exceso de tiempo de exposición a pantallas digitales es el principal responsable  del síndrome de fatiga visual. Estando ante una pantalla parpadeamos menos, por lo que los ojos, que deben estar bien humedecidos con la lágrima, se secan con mayor facilidad. Esta sequedad puede producir una irritación en la superficie de nuestros ojos, causando molestias, picazón, escozor, ojos rojos, dolores de cabeza, etc.

Un factor importante que interviene en la aparición del síndrome de fatiga digital es la existencia de un brillo excesivo (la pantalla constituye un foco de luz constante sobre nuestros ojos y superior a lo necesario) o insuficiente (requerirá un esfuerzo excesivo) en la pantalla.

Por otra parte, la exposición a la luz excesiva de los dispositivos electrónicos en los momentos previos a irse a dormir puede alterar el ritmo circadiano, esto es, los ritmos normales de vigilia y sueño, dificultando conciliar el sueño.

Por último, he aquí una serie de recomendaciones:

- Moderar el uso excesivo de pantallas; si hemos de estudiar y/o trabajar con un dispositivo electrónico, pongamos límites a nuestro tiempo de ocio prescindiendo de los medios digitales.

- Hacer descansos: cada 20 minutos de trabajo ante una pantalla realizar un descanso de 20 segundos, parpadeando y mirando a lo lejos.

- Mantener una distancia adecuada  de lectura: 33 cm respecto a los ojos.

- Controlar el brillo adecuado de la pantalla  y la iluminación ambiental.

- Utilizar un tamaño de pantalla adecuado, minimizando el uso del móvil como herramienta de estudio, trabajo o pantalla de videojuegos por ser un tamaño demasiado pequeño.

- Un consejo fundamental: tener el hábito de dejar fuera del dormitorio (atención al nombre “dormitorio”, lugar donde se va a dormir) los dispositivos electrónicos, para que evitemos su uso durante las horas de sueño, que son sagradas.

¡Cuidemos nuestra salud ocular, pues los ojos son nuestra ventana al mundo!

 

No Response a “Las pantallas digitales nos pasan factura: el síndrome de fatiga visual.”

Deja tu comentario

Categorías