Cómo “alimentar” nuestro cerebro.

17 mayo 2019 | Isabel Guezuraga Fuldain | Sin comentarios

En épocas concretas del año, en determinadas profesiones y en el caso de los estudiantes, necesitamos que nuestro cerebro funcione al 100%. Para ello, nos hace falta “gasolina”, esto es, alimentos con vitaminas, minerales… que favorezcan la concentración, la memoria, el rendimiento intelectual e, incluso, el estado de ánimo.

Resultado de imagen de cerebro imagenes

Os voy a facilitar una serie de recomendaciones, divididas en bloques:

- Frutas, verduras y hortalizas: son importantes las ricas en vitaminas del grupo B (ya que intervienen en la formación de neurotransmisores) y en vitamina C (por sus propiedades antioxidantes). Por ejemplo: frutas del bosque, plátanos, tomates, espinacas, zanahorias… Las verduras también tienen un gran aporte de magnesio, básico para el funcionamiento del sistema de comunicación de las células nerviosas en nuestro cerebro.

- Cereales y legumbres: la glucosa se obtiene principalmente de los hidratos de carbono de cereales y legumbres, pero también de frutas y verduras. Proporcionan energía al cerebro.

- Frutos secos: son fuente de energía y ricos en fósforo, en magnesio y también contienen grasas saludables que ayudan al buen funcionamiento neuronal.

- Pescado y mariscos: ayudan a la función cognitiva por su alto contenido en grasas saludables, fósforo y vitamina D. Además, el marisco es rico en zinc, un mineral que también está presente en las legumbres, la carne y los frutos secos y que agiliza la comunicación de las neuronas entre sí.

- Lácteos: es conocido su alto contenido en calcio, que es importante para el aprendizaje y la memoria, así como para la supervivencia de las neuronas.

- Y no olvidemos: además de todo lo referido, beber mucha agua, ya que la hidratación es básica para el organismo y para el cerebro. Es recomendable beber agua cada 2 o 3 horas.

Por último, un descanso óptimo es fundamental para poder concentrarnos, memorizar conceptos, acometer tareas mentales complejas…

No Response a “Cómo “alimentar” nuestro cerebro.”

Deja tu comentario

Categorías